Introducción:


La historia del cannabis se remonta a culturas muy antiguas, como la china y la sumeria, donde se utilizaba con propósitos medicinales y rituales. Dado este contexto histórico, resulta intrigante considerar si los hebreos también empleaban esta planta sagrada en su cultura y prácticas religiosas. Aunque no existe una evidencia directa y explícita que mencione el cannabis en el Antiguo Testamento, abundan las teorías y pruebas que respaldan su uso en la antigua cultura hebrea.
  1. El origen ancestral del cannabis: El uso del cannabis se puede rastrear en civilizaciones milenarias como la china y la sumeria. Ambas culturas utilizaban la planta con fines medicinales y rituales, lo que nos lleva a preguntarnos si los hebreos también habrían estado familiarizados con sus propiedades.
  2. Suposiciones basadas en similitudes lingüísticas: Investigadores como Saula Bennet han argumentado que, considerando las similitudes lingüísticas entre los hebreos y otros pueblos contemporáneos, sería poco probable que no estuvieran al tanto del cannabis y sus usos. Se han encontrado palabras antiguas, como “kanabus”, en diversas culturas que presentan similitudes fonéticas y semánticas con el cannabis, lo que respalda la teoría de su presencia en la antigua cultura hebrea.
  3. Menciones directas de “kaneh bosm”: En el Antiguo Testamento, el cannabis se menciona en cinco ocasiones como “kaneh bosm”. Estas referencias se encuentran en el libro de Éxodo 30:23, Ezequiel 27:19, Éxodo 30:34, Cantares 4:14 y Isaías 43:24. La frase “kaneh bosm” ha sido ampliamente interpretada como una referencia al cannabis debido a su similitud fonética y a las propiedades asociadas con la planta.
  4. Referencias indirectas al cannabis: Aunque el cannabis no se menciona directamente en muchos pasajes, se argumenta que el contexto y las referencias a una “nube de humo” en la Toráh podrían aludir al consumo de cannabis. Se cree que los efectos transcendentales y de conexión inducidos por esta sustancia podrían estar relacionados con las frecuentes menciones de nubes de humo en la práctica religiosa hebrea.
  5. La importancia del cannabis en el Templo: Un aspecto relevante es que en Éxodo 30 se indica que siempre debía haber una “nube de incienso” en el Templo. Se argumenta que esta práctica constante sugiere la presencia de grandes cantidades de cannabis quemándose en el ambiente, generando cannabinoides que podrían haber inducido un estado especial de conexión y espiritualidad en los devotos.
  6. Relación con la experiencia de Moisés: El episodio de la zarza ardiente en el que Moisés recibe las instrucciones del Éxodo, es interpretado por algunos como un posible encuentro con una zarza de cannabis en llamas. Esta interpretación se basa en la idea de que el cannabis pudo haber sido una planta sagrada que desempeñaba un papel en las experiencias espirituales de la antigua cultura hebrea.
  7. Aceite de unción y la figura de Jesús: En el Antiguo Testamento, el aceite de unción utilizado para ungir a los reyes hebreos también se menciona en relación con el cannabis. Se argumenta que este aceite de unción es el mismo que Jesús utilizaba en sus milagros de sanación, lo que podría explicar los efectos aparentemente milagrosos que se le atribuían. Se estima que se necesitaban alrededor de 30 litros de aceite, lo cual indica la importancia y abundancia de esta sustancia.
  8. Evidencia arqueológica y lingüística: Los hallazgos arqueológicos y lingüísticos también respaldan la presencia del cannabis en la cultura hebrea. Se han descubierto restos de cannabis en cerámicas antiguas y se han encontrado términos relacionados en textos y documentos de la época.

Conclusiones


Aunque el cannabis no se menciona explícitamente en el Antiguo Testamento, existen varias teorías y pruebas que respaldan su presencia en la antigua cultura hebrea. Investigadores como Saula Bennet han señalado las similitudes lingüísticas entre los hebreos y otras culturas que utilizaban palabras antiguas similares, como “kanabus”, que se asemejan fonética y semánticamente al cannabis. Además, se han encontrado referencias indirectas y menciones de “kaneh bosm” en el Antiguo Testamento, que podrían interpretarse como alusiones al cannabis. El contexto del Templo y la práctica constante de tener una “nube de incienso” podrían indicar la presencia de grandes cantidades de cannabis quemándose, generando un ambiente propicio para experiencias espirituales. Aunque no podemos afirmar con certeza absoluta que el cannabis era utilizado en la antigua cultura hebrea, los indicios lingüísticos, arqueológicos y textuales sugieren fuertemente su presencia y su posible importancia sagrada.